¿Cuántos años dura un móvil? Descubre la vida útil de tu iPhone o Android

¿Cuánto dura la vida útil de un dispositivo?

La vida de un dispositivo puede variar considerablemente dependiendo del modelo, fabricante, uso y, posiblemente, incluso la suerte. Por lo general, se espera que un dispositivo dure entre dos y cinco años, aunque es común que lo cambiemos antes de que se rompa.

Es común escuchar la frase “las cosas ya no duran como antes” y no solo se aplica a los dispositivos, sino también a otros productos como electrodomésticos, muebles, zapatos e incluso automóviles. Esto se debe a la producción en masa, la importancia creciente del diseño y el deseo constante de estar a la moda, lo que ha llevado a lo que se conoce como “obsolescencia programada”.

El origen de la obsolescencia programada

La obsolescencia programada no es algo nuevo, de hecho, este concepto comenzó a difundirse en las décadas de los años veinte y treinta del siglo pasado, coincidiendo con la popularidad de la producción en cadena. La controversia en torno a la obsolescencia programada se avivó hace más de un año con la emisión de un documental coproducido con RTVE.

¿Es algo negativo?

La obsolescencia programada no necesariamente es negativa. Muchos productos también son más asequibles hoy en día, ya que los fabricantes se aseguran de una renovación periódica. Sin embargo, pocos productos se libran de la decisión económica en la elección de sus materiales o componentes.

Móviles: ¿Cuánto duran?

En el caso de los teléfonos móviles, se estima que la vida útil promedio de un terminal es de 15 meses, aunque muchos podrían durar otros cuatro años más. Según el portal de compra-venta de móviles usados Locompramos.es, solo 1 de cada 10 dispositivos se reutiliza y solo el 5% de la población opta por comprar un teléfono de segunda mano en lugar de uno nuevo para reemplazar su dispositivo anterior.

Por ejemplo, en Japón se estima que la vida media de un móvil es de 9 meses, en Europa es de 15 meses y en Estados Unidos es de 18 meses. Si consideramos que solo en España hay 1,2 líneas de telefonía móvil por habitante y que en 2012 se registraron 15 millones de renovaciones de dispositivos, el número de dispositivos obsoletos aumenta día a día.

En conclusión, aunque la obsolescencia programada puede generar ciertas críticas, también tiene su lado positivo al ofrecernos productos más accesibles y permitir una renovación constante. Sin embargo, es importante tomar en cuenta el impacto ambiental que esto puede tener y considerar opciones como la reutilización y el reciclaje de dispositivos.

¿Obsolescencia programada en el campo tecnológico?

En el campo tecnológico nos encontramos constantemente con la duda de si podemos hablar realmente de obsolescencia programada. Es indiscutible que existe una clara diferencia en la vida útil entre un teléfono de alta gama y uno de baja gama. Sin embargo, ¿es acertado considerar el lanzamiento del sistema iOS 7 por parte de Apple como un ejemplo de obsolescencia programada?

¿Realmente crees que el lanzamiento de un sistema operativo mejorado responde únicamente a la intención de que los usuarios con modelos antiguos, como el iPhone 3G o 3GS, acaben comprando uno de los últimos modelos de iPhone? ¿O se trata simplemente de una necesidad imperiosa de evolucionar tecnológicamente el software? ¿O tal vez, ambas cosas?

En el siguiente post de Sin Vuelta de Hoja, se analiza detalladamente cuánto le cuesta a Apple fabricar un iPhone. Resulta interesante ver cómo el coste de producción influye en el mercado y cómo afecta a nuestro comportamiento como consumidores.

Tomemos otro ejemplo: la resistencia de las pantallas en distintas marcas de smartphones. ¿Consideras que la diferencia en la durabilidad de las pantallas responde a una estrategia para acelerar la renovación de los dispositivos móviles? ¿O simplemente está relacionada con el coste que el fabricante está dispuesto a asumir?

Lo importante en esta discusión es formar una opinión informada. Es cierto que los fabricantes buscan estimular la compra de nuevos productos, pero también es cierto que hay un avance tecnológico constante y una necesidad de evolucionar el software y los dispositivos. Nuestra elección como consumidores también juega un papel importante, ya que tenemos el poder de elegir qué productos comprar y qué marcas apoyar.

La mejor tarifa móvil sin permanencia para tu smartphone

Independientemente de si creemos en la obsolescencia programada o no, es fundamental contar con una tarifa móvil que se adapte a nuestras necesidades. ¿Por qué estar atados a contratos de permanencia si podemos disfrutar de la libertad de elegir? Elegir una tarifa móvil sin permanencia nos brinda la flexibilidad de cambiar de operador o plan en cualquier momento, de acuerdo con nuestras preferencias y necesidades.

Así que, independientemente de tu opinión sobre la obsolescencia programada, asegúrate de contar con la mejor tarifa móvil sin permanencia para aprovechar al máximo tu smartphone durante todos los años que dure.

¿Qué opinas tú sobre este tema? Nos encantaría conocer tu opinión. ¡Déjanos tus comentarios!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio